Trocitos de cielo

15 de marzo de 2017

Dark.





El agobio que veo reflejado en mi, los cambios que ocurren constantemente me atormentan y me acechan quitándome la respiración. A veces, siento como que no tengo la capacidad suficiente como para quitarme los problemas del medio. No se agarrar el timón y la marea me vence constantemente, y yo, mientras, vivo con miedo a que todo mi barco se hunda. Esta lucha que tengo, es la que tengo conmigo misma, cuando no se hacia donde dirigir mi camino y cuando no entiendo si realmente me estoy equivocando o lo que hago es lo correcto.

Tengo tantas sensaciones, tengo ganas de salir corriendo, y gritar. Mi yo interior quiere dejar que esta jodida presión salga, se vaya. Porque le doy demasiadas vueltas a las cosas y al final parezco una peonza que se cansa de girar y agotada cae al suelo. Cuando la mierda te empieza a comer, cuando todo empieza a derrumbarse, corro.

Lo dejo todo y me largo, porque huir de la situación es lo que me ayuda a recuperar mi aire, mi espacio. Puede que no sepa manejarme o controlarme pero siempre encuentro la manera. Y a veces, es demasiado tardo, vienen las tinieblas y me atacan de nuevo. Déjalo estar, ya se irá, pienso, mientras mi corazón late deprisa y mi respiración esta aturdida.

Ojalá tuviese el coraje para coger la pistola y atravesar con una bala todo aquello que es tormento. Porque lo que realmente importa es la ganas que tengas de salir, de coger el timón, de no salir corriendo y enfrentarte al enemigo. Deja de esconderte me dije, llámate y vuelve a vivir como es debido.



11 de febrero de 2017

LIVE

Hay momentos en la vida que marcan.

Creo que hasta que no te sucede algo que te marca para siempre no te das cuenta de que aún no has vivido lo suficiente. Sinceramente, no lo apreciamos, no apreciamos nada de lo que tenemos, desechamos las cosas, los momentos y las oportunidades como si fueran algo que volviesen a suceder. No, no vuelven. Es la triste realidad, cuantas veces nos hemos arrepentido de aquella decisión que no tomamos por miedo a las represalias. Hay que empezar a soñar más y pensar menos, porque pase lo que pase, elijamos lo que elijamos, las consecuencias siempre llegarán a nosotros.

Deberíamos disfrutar los momentos con las personas que realmente valoramos, porque habrá un día que solo recordemos su sonrisa, su mirada, su manera de hablar, su olor…  Dejemos de perder el tiempo en gente que no nos dedica el suyo. Escalemos montañas, ayudemos a que otros las escalen porque de verdad… Lo bonito que puede llegar a ser todo desde arriba a veces hasta acojona.

Ser eternos, es lo que necesitamos, aventurarnos a vivir y descubrir más haya de nosotros mismos, dejar de juzgar a la gente por lo que son, y empezar a aprender de todos. “Vive y deja vivir” pero sobre todo aprende, aprende a amar, porque el amor mueve montañas. Suena cínico, no quiero vender un mundo en el que todo es perfecto, porque no lo es, pero dentro de la amargura y la tristeza siempre podemos ver la luz que brilla dentro de toda esa oscuridad.


Que cuando llegue el final, pueda ser el final más dulce. Y podamos afirmar, que merece la pena vivir sonriendo y disfrutando, porque estamos aquí para ello, para vivir.


26 de enero de 2017

"El interior de las almas" Capitulo IV


Dia 4, Apartamento 128

Quizá haya caminos que se torcieron, y que ahora mismo me llevan al punto en el que estoy. Decidí cerrar puertas, y dejar de preocuparme por quién no se preocupaba por mi. Y decidí mirarme a mi misma, comenzar una nueva etapa, en la cual me equivocaría como tantas veces lo he echo a lo largo del camino.

Pero me he vuelto fuerte, y siento decir que no tengo ganas de mirar al pasado. Sólo tengo ojos para el futuro que se avecina porque la vida pasa como la velocidad de un tren. Y me agarro, me aferro a cualquier atisbo de esperanza para no caer, tengo demasiadas cosas en las que pensar y todas ellas son las que me mantienen aquí arriba.

Si, estoy en lo alto, porque me he sentido capaz de coger el revolver y no ser yo la que me llevo la ultima bala del cartucho como si no importase una mierda lo que me pase. Que no, que se acabo, me he cansado de ser la que espera y me he creado mi propia filosofía de vida.

Y hay gente, que ya no tiene cavidad en lo que se pude llamar mi circulo de la vida, porque cuando caes, cuando todo esta derrumbándose solo puedo contar con una sola mano a todos los que se quedan. Es verdad que trato de ser mejor, de hacerme sentir mejor y de volverme loca cada vez que lo necesito, ya que la cordura esta muy de moda.

Hay que amar la vida, porque nunca sabes donde esta el tope y donde puede estallar.




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...