Trocitos de cielo

19 de octubre de 2014

Como un disparo en toda regla.



Perdida en las ruinas que dejaste en mi corazón, y todos sabemos que Roma no se reconstruye sola. Que los ríos de Venecia no dejan de fluir por mis mejillas, por dejar abandonado todo aquello que me prometiste. Simplemente te convertiste en el fugitivo que deambulaba destruyéndome con la sonrisa, cambiándome la vida con cada disparo certero de tu mirada, siendo la droga más dura jamás probada.

Solo trato de cerrar los ojos, y coger un pequeña bocanada de aire, con la que soltar todo el polvo acumulado en las estanterías de esta vieja y cansada alma, que deambula cada noche sola, pidiéndole un baile a la luna.

Escondiste la llave en los lugares más insólitos de aquellos parajes, haciéndome correr entre laberintos de preguntas, de las que solo ansiaba respuestas y jamás hubo una sola salida. Dejaste las huellas por todas partes declarándote culpable de estar en el lugar correcto en el momento equivocado, dejando atrás la escena del crimen más terrible de la historia, y a la victima para la cual la palabra amor ya no tenia significado,

Cogiste dinamita e hiciste trizas mi corazón, huiste como un maldito cobarde. Ni te molestaste en mirar atrás, para ver los restos del naufragio, para ver como los pedazos, flotando, se alejaban con la marea, queriendo llegar a tierra prometida, donde alguien los volviese a llevar a la vida.

Y solo queda esperar, o correr detrás del último tren al llegar a la estación, y no coger el tren correcto que lleve al destino deseado, significa acabar más allá de esa puñetera sonrisa. Porque como dicen:
" Roma o al revés, que más da, sigue siendo ruina."





AEREN 28


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...