Trocitos de cielo

29 de noviembre de 2014

Sin lección, no hay dolor.




Aprender o no, quizá sea la última lección en un tiempo. Necesito envasar al vacío parte de los sentimientos que no dejan de merodear. Simplemente es alejar, no volver a rozar. Porque derruir y destrozar es a lo que me arriesgo y no quiero aprender de eso más. No quiero tus labios, me niego a volver a caer, en tu puñetero veneno en lo peor de ti.

No quiero abrazos, porque odio que me hagan sentir cielo para luego tener que derramar sufrimiento. Me niego a ser la victima, no quiero ver los destrozos. Quiero caminar y dejar huella, de esas imborrables con el agua en la arena, y que no se las lleve la marea. Quiero hacerme fuerte y no volver al llanto, quiero ser la prisa y poder seguir callando. Ahogar gritos en mi garganta, acallar todo lo que me gustaría gritar como si no hubiese mañana, porque todo volverá a acabar.

Déjalo estar, no quiero sufrir más.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...