Trocitos de cielo

20 de agosto de 2015

"El interior de las almas"- Capítulo II

Día 2, Apartamento 128

La verdad, es que si tengo que empezar hablando de algo, va a ser de algo negativo. Los sentimientos negativos son los que nos pueden llegar a dominar, ya sea porque nos vienen de rebote.
Supongo que el sentirse decepcionado, a veces conlleva sentirse triste. Y cuando te sientes triste, sientes como que una ola enorme te ha tragado hacia el fondo del océano, o como a mí me gusta llamarlo, te ha llevado hacia el naufragio. El estado del naufragio, es un estado de malestar profundo, en el cual solo sabemos navegar por nuestra cabeza, buscando la culpa o al culpable de nuestra situación actual. Otras veces la decepción se materializa en forma de disparo o puñalada en el corazón, y para mí esta es la manera más dolorosa de la decepción, porque acto seguido comienza la tristeza.

Yo, que soy una persona complicada de los pies a la cabeza, pero que me defiendo entre todo el caos que puede llegar a ser la vida, cuando veo algo que de verdad me provoca un disparo, un dolor inmenso, es cuando de verdad me hundo, cuando de verdad estallo, y se me empaña la mirada. Cuando noto la humedad de mares de lágrimas en mis mejillas, cuando al tragar saliva todo me sabe a sal. La sensación de tristeza que te hunde tras la decepción es agonizante, puede durar días, quizá meses, o quizá se entierre en tu corazón y no la saques. Quizá sea esa espina que acaba por no salir, sino por infectarse.

Hace no muy poco, me di cuenta de que no merecía ser la víctima de aquellos disparos, que debía preocuparme por esquivarlos o simplemente no estar en el lugar del tiroteo. Porque, por mucho que me gustara estar delante del tirador, había balas que te abrían heridas casi mortales. Y sí, el tirador es mi punto débil, pero solo estaré lista para volver a ponerme delante suyo cuando tire el arma porque se ha cansado de disparar. Mientras tanto yo, solo huyo de la misma escena del crimen que tantas veces me ha dejado derrotada de maneras distintas pero desoladoras.


Ya no quiero ser la que está en esos lugares, quiero ser una persona que sabe esquivar balas y no deja que las olas le lleven al naufragio. Y aunque a veces es inevitable, otras muchas veces no lo es, porque somos nosotros los que voluntariamente acudimos a que nos metan un tiro en la sien. 



17 de agosto de 2015

"El interior de las almas"- Capítulo I

Día 1, Apartamento 128

Cuando todo se ha marchado, cuando lo dejas ir, cuando no quieres mirar atrás por miedo a que todo lo que te ha hecho sufrir. Como si fuera a abalanzarse una ola gigantesca sobre ti, dejando llover todas y cada uno de los errores que has cometido.

Soy muy joven, y he llegado a esta ciudad para volver a empezar, para dejar atrás todo lo que fui  y construir lo que quiero ser. Necesito unos cimientos para poder construir mi propia vida, mi propio hogar. Me siento sola, pero a la vez, he reunido las fuerzas que necesito para ser valiente y enfrentarme a aquello que se me cruce delante. No pienso desaprovechar ninguna de las oportunidades que se me brinde, y es por ello que quiero explorar el mundo.

Supongo que escribir esto, me da la oportunidad de ir mirando mis progresos, de poder darme la oportunidad de ver lo que soy y lo que he sido. Quiero explorar sobre los sentimientos de las personas, quiero hablar de ellos y de cómo me hacen sentir. Es raro, pero creo que esto me dará la oportunidad de conocerme y conocer algunas de las bases que llevan nuestras almas.


Y es por eso, que comienzo esta nueva etapa, y este nuevo viaje.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...